jueves, 2 de abril de 2009

* 113.- EN UN RINCÓN DEL VALLE

[<<span class=
Imagen obtenida del recomendable blog








En un rincón del Valle, en la parte superior del Rincón Verde, escaso reducto del otrora verde Valle de La Orotava, aparece desde hace tiempo un cartel de letras mayúsculas con un mensaje que se suele cambiar con una periodicidad aproximada de una semana o semana y media.

A su lado, pero de manera permanente, pintado en un estanque se encuentra una negación que afirma un NO AL PUERTO DE GRANADILLA. Se unen los elementos de defensa de los reductos que nos quedan en la isla. El Rincón, todo un hito de la participación ciudadana siendo la primera Ley de Iniciativa Popular que se aprobó. Prácticamente la única, pues nuestros políticos advirtieron rápidamente el error, hasta llegar a la iniciativa para salvar la costa de Granadilla que fue avalada por al menos 56.000 ciudadanos que estamparon su firma en ella. Simplemente no fue admitida siquiera a trámite. Pero el movimiento ciudadano era tan fuerte que no se detuvo ante esta treta u otras similares.

Regresando al Rincón, y al cartel que aparece, nos encontramos con ese mensaje, generalmente abierto, positivo, sugerente, que te deja absorto durante todo el trayecto, mientras tu mente se dispara ante la sugerencia planteada en cada ocasión. Y el viaje que suele ser tedioso, se transforma en un ejercicio de amena reflexión, que cuando nos damos cuenta, llevamos el camino avanzado.

No en vano, hoy mismo me dirigía al Sauzal, y cuando me percaté, ya andaba por Los Naranjeros.

Lo cierto es que son muchas ya, las personas que abandonan el Valle a la espera de ver un nuevo cartel, con un nuevo mensaje, que nos haga salir de la rutina estresante a la que el día a día nos empuja si lo dejamos.

Y lo hacen con ilusión, como un ejercicio voluntario en el que nos encontramos con la vida y con nuestro interior. Basta una simple sugerencia, con la que se puede estar de acuerdo o no, pero que desencadena todo un proceso mental interior que nos puede hacer salir de la rutina.

Y el mensaje se vuelve misterio, cuando después de meses y algún año (no sabemos el tiempo exacto) aún se desconoce al autor (al menos nosotros y las personas a las que hemos preguntado lo ignoramos).

Ese anonimato lo envuelve en un halo de sensaciones dispares que hace aumentar, día a día, la incógnita al respecto, a la par que frustra algo el instante en el que pasas por el lugar y no encuentras un mensaje nuevo.

Pero pasas al cabo de unos días y ya aparece renovado.

Gracias anónimo mensajero por alegrar el día a muchas personas que se ven obligadas a transitar por las junglas de asfalto.

4 comentarios:

A. dijo...

A mi me gusta que el autor sea un misterio... asi puedo pensar que los escribe para mi :)

JJ dijo...

Pienso igual. El misterio siempre es un elemento que despierta muchas cuestiones y nos sugiere todas las que seamos capaces de imaginar.

Gracias por tu comentario.

Anónimo dijo...

Además, estas frases normalmete parecen que tienen relación con algo que te ha pasado durante la semana, muchas veces parece que están puestas para mi..... Se que soy yo la que las relaciona con mis vivencias, pero como tú dices, me hacen reflexionar y muchas veces me dan ánimos o me hacen plantearme otras cosas.
Vecina

JJ dijo...

Pienso lo mismo vecina. Gracias por tus comentarios