jueves, 1 de abril de 2010

UN BUSCADOR ES

Voy a tratar de explicar lo que es un buscador.
Un buscador es un programa que indexa documentos y establece vínculos entre las búsquedas que realizan los usuarios y los documentos que ha indexado, siguiendo unos criterios de relevancia.
 Es decir, que en escasas fracciones de segundo, recorre de un plumazo toda la red buscando lugares en los que aparezca la palabra que hemos colocado en el cajetín de búsqueda, dándonos luz al  coincidir con lo que pretendemos encontrar. En ocasiones no tendrá nada que ver.
 Las personas usan un buscador por diferentes razones. Unos lo hacen simplemente por entretenimiento. Otros lo hacen para buscar cosas sobre asuntos intrascendentes. Por otra parte, algunas tratan de encontrar cuestiones con sentido, indexando crecimientos, mientras que otras tratan de alcanzar algún conocimiento.
Están los que se quedan con las primeras búsquedas. Incluso los hay que no identifican la publicidad que aparece en primer término y se quedan con ella.
Por contra, se encuentran los que no se conforman con las primeras apariciones, pasan de página, cambian los términos empleados en aras de una mejor coincidencia con su búsqueda. Tienen claro lo que quieren y no cejan hasta encontrarlo, llegando incluso a usar metatags o cambiar de buscador.
Tratan de hacer de la red su dominio interior. Buscan fuera de sí lo que ya se encuentra dentro y llegan a confundir búsqueda con huida.
Incluso los hay que no buscan. Creen saberlo todo y sin embargo se lo creen todo sin dudar.

Pero también pululan por la red personajes de carne y hueso que buscan fuera con la clara conciencia de encontrar dentro. Deambulan por precisos enlaces, saltando de uno a otro, deteniéndose en ellos lo justo. Sin quedarse atrapados en ninguno y recogiendo de cada uno algún dato por el camino. Seleccionan las palabras clave oportunas para cada ocasión como keywords de oro que abren todas las búsquedas.
No se posicionan en la búsqueda de links populares, buscan los suyos propios, los que marquen su ruta. No navegan a favor del viento salvo que lo crean necesario. A veces lo hacen contracorriente entre los pages rank más bajos, usando navegadores y buscadores menos conocidos, porque su navegación es personal y huyen de los rankings, redireccionándose cuando lo estiman oportuno. Tienen su sitemap bien establecido, aunque no dudan en retocarlo a pesar de vacilar en cambiar de pestaña mientras surfean por la red
Todo ello no les libera de sentirse por momentos como diminutos bytes, como unos y ceros en la inmensidad del universo. Entonces se reencuentran estableciendo su ruta entre las estrellas.
No temen a los spams, aunque tratan de evitarlos. Van fijando sus urls entre búsquedas dispares que le llevan por los inescrutables caminos de la red, haciendo de cada enter un internet de posibilidades abiertas. Trazan rutas inverosímiles y otras más cercanas que los pasean sin hacerse esclavos por las galaxias de la cercanía y la lejanía.
Todo, porque creen en los emails de ida y vuelta mientras entretejen telas de araña que crean vínculos que guardan como favoritos.

2 comentarios:

emejota dijo...

Huy, gracias por tu información. Lo cierto es que no contaba con tanta complicación. Lo mio debe ser muy simple, pero me gusta, solo escribo en mi blog y me relaciono con bloggers afines. Recabo música o imágenes ad hoc para las entradas, cosas sencillas y simples. Nunca he chateado ni se me ocurriría perder el tiempo en ello. Ignoro tanto que siempre encuentro donde aprender. Mi próxima entrada estará dedicada a los maestros, por la parte que te toca. Un abrazo.

JJ dijo...

Emejota, no lo mires con ojos técnicos, míralo desde tu corazón. Las palabras sencillas como las tuyas son las que encierran los verdaderos tesoros, sólo que hoy me enrollado usando términos de la red.

Gracias por tus palabras