viernes, 16 de julio de 2010

LA FACTURA DE LA CRISIS Y LA CORRUPCIÓN

  • A las personas cuando les hablaban de corrupción decían:
    • ¡Es que todos son iguales!
    • ¿Y tú no harías lo mismo?
    • Miraban para otro lado
    • Seguían votando al mismo partido y al mismo candidato como si se tratase de un equipo de fútbol
  • Muchos políticos de distinto signo:
    • Se llevaban el dinero a mansalvas con:
      • Sueldazos
      • Tarjetas y gastos libres de control
      • Dietas astronómicas y sin control
      • Dinero negro en comisiones
  • Las comisones:
    • Elevaban el sobrecoste de las obras de los políticos
    • Impedían que se gastara ese sobrecoste en fines útiles para la ciudadanía
    • Hacía que se hicieran obras y gastos innecesarios porque el fin último era la comisión y no la necesidad de la obra
  • La construcción:
    • Se construyó en pocos años lo que se podía haber construido en muchos
    • Se consumió el trabajo de sesenta años en 10 y ahora toca paro
    • Los trabajadores estaban contentos porque les pagaban un poquito más y no eran capaces de ver más allá
    • Se destruyó el medio ambiente fundamental en un país que vive del turismo
  • Los bancos
    • Se enriquecieron dando préstamos a mansalva y cobrando sus intereses
    • Pagaron dividendos multimillonarios a los genios de sus directivos por tapar la situación para seguir ganado más
    • Cuando se descubrió el pastel no despidieron a sus directivos, sino que les pagaron más
    • Han cubierto sus posibles deudas y siguen ganando más que nunca
  • El Fondo Monetario Internacional:
    • No dijo nada sobre lo que estaba pasando
    • Ahora propone:
      • Que se retrase la edad de jubilación
      • Que se despida más barato
      • Qué se bajen los sueldos de las clases medias y bajas
      • Que no se invierta en fines sociales
      • Que se le haga caso sin cuestionar sus recetas como si fueran las únicas posibles (fracasadas a lo largo de los años en muchos países)
  • Los poderes económicos:
    • Se enriquecieron mientras duró la fiesta
    • Ahora ordenan a los gobiernos que recorten derechos para seguir ganando más:
      • Que se pague menos en pensiones para que los propios trabajadores tenga que costeársela con planes privados
      • Que puedan despedir a los trabajadores cuando quieran con una patada en sus posaderas
      • Que se privaticen los servicios sociales básicos y fundamentales como nueva forma de ingresos para ellos
  • Y ahora, toca pagar la factura.
    • ¿Quién la va a pagar?:
      • ¿Los bancos? No, la banca siempre gana
      • ¿Los políticos corruptos? No, ganan y son igual de corruptos gobernando que en la oposición
      • ¿Las grandes empresas constructoras? No, el dinero está a buen recaudo con ingenierías financieras y paraísos fiscales
      • ¿El Fondo Monetario Internacional? No, paga grandes dividendos a sus altos funcionarios, los jubila a los 51 años
      • ¿Los grandes poderes económicos? No, ellos se enriquecieron en la situación anterior y lo siguen haciendo ahora a costa de la mayor parte de la ciudadanía en base a recortes.
  • Entonces, ¿quién va a pagar LA FACTURA DE LA CRISIS?
    • Tú, ¿quién si no?
      • Ya lo hacías y no te enterabas:
        • Pagando de más por el valor de tu vivienda
        • Perdiendo la inversión de obras y actuaciones en fines sociales necesarios que se iban en comisiones y obras innecesarias
        • Con tus impuestos
        • Manteniendo una economía irreal
    • ¿Y ahora también?
      • Yéndote al paro por haber consumido el trabajo de muchos años
      • Destinando el dinero de tus impuestos a cubrir "las pérdidas" de los bancos
      • Privándote de las actuaciones públicas necesarias, para que muchos políticos sigan "manteniendo a sus familias"
      • Trabajando más horas sin cobrarlas
      • Disminuyendo tu sueldo para que las grandes empresas y los poderes económicos puedan seguir ganando más (Lo coges, tu cobras menos, ellos ganan más)
      • "Trabajando" más años entre tanto paro
      • Como no vas a trabajar más, cobrarás menos por tus pensiones
  • Y, encima:
    • "Cornudo y apaleado":
      • Aunque tengas menos dinero por todos lados, págate un plan de pensiones privado (está claro a quién, ¿no?) para "complementar" la pensión de subsistencia que vas a tener
      • Paga por tu asistencia sanitaria o crees que te iba a seguir "saliendo gratis"
      • Paga por la educación de tus hijos (hipotécate de paso) o creías que se podía seguir estudiando en la univerisdad a tan "bajo" precio
      • Y por muchos servicios más, ¿o crees que va a parar ahí la cosa.
  • ¿Y qué puedes hacer?
    • "Joderte"
    • O empezar a pensar cómo puedes cambiar las cosas y conseguir una democracia real:
      • Haciéndole pagar la factura al político corrupto
      • Plantando cara a los poderes económicos
      • Movilizándote de muchas maneras
      • Ejerciendo de ciudadano (va más allá de votar o no votar cada 4 años)
      • Tantas cosas...
  • O "joderte" y seguir pagando más "facturas" de "la crisis"

2 comentarios:

emejota dijo...

El tipo de lucha que propones es muy loable, mucho peor tendrán que ponerse las cosas para que la gente sienta ira suficiente para mobilizarse. Sobre todo y mas terriblemente importante, me parece que la ley de la oferta y la demanda funciona igualmente entre el género humano, aunque muchos se empeñen en decir que una vida tiene un valor muy superior al estipulable, mentira, mentira. Pagan los mas abundantes, los más débiles, la soldadesca, la carne de cañón, los mas abundantes los que más sobran. Poco ha cambiado la naturaleza humana en el fondo, aunque nos quieran engañar con las formas más diversas.

JJ dijo...

Emejota, acabo de ver tu comentario, pero he tenido problemas para publicarlo. En cuanto lo solucione lo haré.

Tienes razón en que poco hemos cambiado y en que siempre pagan los mismos, pero me niego a darme por vencido y en eso la red es una buena ayuda. Mira sino como se desmontó la farsa de la gripe A. Vivimos en muchos engaños, pero a pesar de eso hay cosas que mejoran. Otras, como es el caso, se ve que no, pero nos queda luchar por una utopía en la que creemos.

Un abrazo