domingo, 18 de noviembre de 2007

* 19.- LA MUJER MÁS BELLA

He aquí a la mujer más bella, con el permiso de todas las demás y sin menosprecio de la belleza de ninguna de ellas.




Todos los que tenemos la suerte de conocerla y haber compartido momentos con ella, sabemos que no me refiero únicamente a su belleza exterior, que no siendo poca, es ampliamente superada por la interior.


Gran amiga de sus amigas, trata de mejorar un poquito este mundo, regalando sonrisas y atención al resto de las personas, sean amigas suyas, conocidas, compañeras de trabajo, alumnos, o simples desconocidos a los que procura tratar bien y alegrar el día.


Comprometida con las cosas en las que cree y con una actitud consecuente ante la vida.


Derrocha humanidad y vitalidad, y sus ganas de vivir no se las guarda para ella sola, sino que trata de transmitirlas a los demás, preocupándose por los malos momentos de los otros e intentando levantarles el ánimo y mejorarles su vida.




No se rinde ante las adversidades, sino que vive cada momento como si fuera el último, poniendo pasión en todo lo que hace.



Acepta lo inevitable, pero, sin renuncuiar a nada, no se humilla ante ello, sino que aprende de las dificultades y le muestra a los demás como hacerlo.

Su actitud vital nos enseña a muchos a no ahogarnos en vasos de agua y a relativizar nuestros problemas, poniéndolos en su justa dimensión.


La ves y parece que está bien, y es que está bien, radiante y feliz, apasionada, sin que ello signifique que no sienta ni padezca, que no sufra como los demás sus momentos, sólo que hace de la necesidad virtud y del error un paso más.

Aquí me paro yo, consciente de mi falta de objetividad, deseada y buscada por otra parte, y les invito a que continúen ustedes, a que sientan este blog como suyo y participen de alguna manera en él.

Cuento asociado: ¡No se han podido llevar la música! Eduardo Galeano

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Creo que yo tampoco tendré objetividad, pero, ¡para lo que importa!No sé cómo ni de dónde se puede sacar tanta fuerza. Sí sé que tengo la inmensa fortuna de conocerla, de tenerla ahí, de que le aporte a mi vida tanto calor y de su alegría me transmita que no hay nada más hermoso que vivir. Y vivir a su lado me inspira para ser mejor persona. Bella, sí, como la música, como las palabras de Galeano, como el amor.

Anónimo dijo...

Sabes que apenas he hablado con ella, pero siento que la conozco. La conozco a través de lo que tú nos has contado (mucho o poco) y la conozco, sobre todo, a través de los ojos y las palabras de alguien a quien (según creo) queremos mucho (y en el "queremos" te incluyo a ti y a tu familia). Alguien que siente adoración por tu mujer, que se le ilumina la cara cuando se refiere a Doris y a las enseñanzas de Doris, a sus enseñanzas diarias, a su apoyo incondicional en los malos momentos, a su actitud ante la vida (algo de lo que todos, y repito TODOS, tenemos tanto que aprender)... No imaginas cuánto bien le ha hecho haberla conocido.

Es curioso, pero ahora, mientras escribo estas palabras, pienso que yo ya conocía a tu mujer antes de conocerte a ti... Tus palabras de hoy no hacen sino confirmar, una por una, todo lo que yo ya sabía desde hacía mucho tiempo, todo lo bueno que hay en su corazón.
MCDonald

Anónimo dijo...

Esto va escrito con el corazón.

"Aunque su belleza exterior es innegable (no has exagerado un ápice), la interior, la que nos transmiten su miirada y también su rostro, es la mayor que mis ojos han contemplado en persona alguna.

Con sus despistes, con sus prisas (que más de una vez me ponían como una moto), con su generosidad, con su espíritu de sacrificio que en ocasiones hacía que me enfadará con ella.

Ha tenido una gran importancia en mi vida.

Mis enfados no hacían menoscabo en su ánimo, siempre me respondía con una sonrisa, con un abrazo, con un escrito y casi siempre con un "tienes razón".

Les extrañará que hable de ella en pasado pero lo que cuento sucedió hace algún tiempo, pero espero que se pueden seguir repitiendo esas situaciones que al final nos hacían reir o llorar.

Ella siempre está dispuesta a ayudar , a querer y por supuesto a animar( conmigo lo hace aún en la distancia a pesar de soy de las difíciles cuando se me cruza el cable).

Pero siempre lo ha conseguido, me ha hecho esbozar una sonrisa cuando la rabia me carcomía y también llorar de emoción cuando al releer por enésima vez sus escritos he descubierto una vez más su sensibilidad, su sutileza y sobre todo su gran inteligencia.

Esta es mi amiga, y no exagero ni me ciega la pasión.

En este momento sólo quiero aprovechar para expresarle mi gratitud por todo lo que de ella he aprendido a lo largo del tiempo, pero sobre todo por tener la suerte y el honor de que ella me considere su amiga.

Siempre tendrás un lugar privilegiado en mi corazón.

"La Toleta" (con cariño)

Anónimo dijo...

Creo que hay cosas muy hermosas en este mundo a las cuales no podemos llegar ni compartir. Y esto es lo que me sucede a mí con esta hermosa mujer, que no tengo la inmensa suerte de conocer. De lo que si estoy segura es que parte de su encanto se lo ha transmitido a ese ser que tanto la quiere y que no es otro que JJ. Éste es muy buen alumno, muy aplicado y ha aprendido muchísimo de su buen talante y corazón y todos esos conocimientos los comparte con todos las personas que lo rodeamos en algún momento de su vida.
Yo que tengo la desgracia de ser una persona con tendencia a la negatividad, me reconforta que existan persona como ella tan llenas de alegría, con una sonrisa siempre en sus labios, con una mano tendida para quien necesite agarrarse, ..., mi polo opuesto.
Jesus dale un abrazo y un beso de mi parte a tu mujer y dile que personas como ella nos hacen reflexionar y ver lo hermosa que es la vida y lo afortunadas que somos y lo poco que lo sabemos apreciar.
Espero que en la próxima entrega sigas sorprendiéndonos y nos sigas dejando entrar en tu corazón. Besos. amlp

Anónimo dijo...

A mi me pasa igual que algunos de los comentarios, ya que a penas he tenido la oportunidad de convivir con ella. Ha sido a través de tus escritos o cuando has compartido vivencias, como he podido llegar a vislumbrar su alma. Y es que con personas así es como otras personas avanzamos con menos dificultad, por esta senda de la vida.Tu amigo blogero...JL

Anónimo dijo...

Cuando llegué mi hijo había acabado de escribir lo que a continuación sigue y se encontraba poniendo en google “poemas sobre grandes madres”, momento en el cual apareció su madre, quien ante nuestro sigilo llegó a sospechar.

Me encargó antes de irse a acostar que continuara con la búsqueda y colgara algún poema.

Yo creo que el auténtico poema ya lo había escrito él, por eso aquí lo cuelgo como él me había dicho:

Esta es la mujer que ha conseguido impulsarme, ayudarme en los momentos difíciles y que siempre ha estado apoyándome en mis decisiones, guiándome por el buen camino.

Muchas veces incluso a costa de sacrificarse a sí misma (porque esa es otra, nunca he visto
Persona más dispuesta a sacrificarse por los demás, tenga las consecuencias que tenga para
Ella. (Puede que a causa de mi corta edad yo no sea el más indicado para este tipo de observaciones pero no he podido resistirme a expresar al mundo esta gran verdad).

Cualquiera que la conozca admirará su gran fuerza de voluntad, su empeño por acabar todo lo que empieza y así un sinfín de cualidades que aunque quisiera no podría terminar de enumerar.

Carlos

Santi Peña dijo...

Sí yo fuera una mujer sentiría envidia de ella porque un hombre la pueda querer tanto y hable tan bien de ella. Debe ser, sin duda, alguien especial. Tenía una amiga que la envidiaría porque cuando la dejé haciendo su camino pensaba cosas así.
Un abrazo.

AMS dijo...

No sabría decir que hice, que dijiste, cuales fueron nuestras primeras palabras, seguramente "encantada de conocerte, o bienvenida a este colegio". Aquellos primeros intercambios verbales no los recuerdo con nitidez, pero qué profunda huella has dejado en mi.Te has ido metiendo poco a poco, pero tan solidamente en mi corazón, que ya formas parte de él.Hemos compartido muchos momentos juntas, unos mejores y otros peores, pero no te he visto nunca negarte a ayudar o colaborar, siempre dispuesta a resolver los problemas, aunque éstos supusieran gran sacrificio por tu parte.
Eres ejemplo de maestra responsable, trabajadoora, implicada siempre por tu trabajo, alumnos/as, compañeros/as...Siempre dispuesta a ayudar, emprender, mejorar,superar, conciliar...¡Eres fuente inagotable de energía!
Como persona ,eres un tesoro, un ángel con un corazón inmenso, eres fuente de dulzura, ilusión y amor por todos los que te rodean, amor y dulzura que nos regalas a todos con gran generosidad y sin esperar nada a cambio.
¡ Me faltan palabras y recursos para describir todas tus cualidades, pero qué fácil es quererte y admirarte!
¡Gracias querida amiga porque contigo estoy aprendiendo a ser mejor persona cada día!