jueves, 22 de enero de 2009

* 80.- MENSAJE DE LOS NIÑOS CANTORES DEL MUNDO EN 1992

Bueno, no es tan fácil, que más quisiéramos para un mundo en perpetuas guerras ligadas a intereses espurios, dominaciones, fanatismos, a la explotación del hombre por el hombre de las maneras más sutiles, modernas y perversas, y de unos pueblos por otros. No obstante, tenemos algunos ejemplos prácticos, relativamente recientes, en los que por vías pacíficas han cambiado algo las cosas (la independencia de la India y el fin del apartheid).

Mientras, continúan guerras interminables.

Las primeras imágenes que recuerdo de cuando era niño relacionadas con noticias tienen que ver con
la Guerra de Vietnam y con la de Israel y Palestina. La primera, concluida hace ya tiempo, gracias, entre otras cuestiones, a los movimientos pacifistas. La segunda, tristemente actual, sigue aún hoy en día y amenaza con perpetuarse en el ojo por ojo hasta acabar todos tuertos, en la dominación y ocupación de un pueblo, en una mala solución planteada por los europeos en su momento, en la mirada hipócrita de la comunidad internacional y en los fanatismos de todo tipo que la promueven.

En fin, que sólo poniendo nuestros granitos de arena, aunque sean modestos, podemos hacer un mundo algo mejor y no perder la esperanza en el ser humano, aunque a veces resulte francamente difícil.

La Paz Del Mundo Vendrá Así…

22 Julio, 2006

Si tú crees que una sonrisa es más fuerte que un arma,
Si tú crees que lo que une a los hombres es más fuerte que lo que los separa,
Si tú crees en el poder de una mano extendida,
Si tú crees que ser diferente es una riqueza y no un peligro… entonces vendrá la paz.

Si tú sabes mirar al otro con un poquito de amor,
Si tú sabes preferir la esperanza a la sospecha,
Si tú estás persuadido que te corresponde tomar la iniciativa antes que al otro,
Si todavía la mirada de un niño llega a desarmar tu corazón… entonces vendrá la paz.

Si tú puedes alegrarte del gozo de tu vecino,
Si la injusticia que golpea a los otros te indigna tanto como la que tú sufres,
Si para ti el extranjero es un hermano,
Si tú sabes dar gratuitamente un poco de tu tiempo por amor… entonces vendrá la paz.

Si tú sabes aceptar que el otro te preste su ayuda,
Si tú compartes tu pan y sabes dar con él un pedazo de tu corazón,
Si tú crees que el perdón consigue más que la venganza,
Si tú sabes cantar la felicidad de otro y bailar su alegría… entonces vendrá la paz.

Si tú puedes escuchar al desdichado que te hace perder tu tiempo y entretenerlo con una sonrisa,
Si tú sabes aceptar la crítica y hacer que te sea provechosa sin rechazarla ni defenderte,
Si tú sabes acoger y aceptar un punto de vista diferente al tuyo,
Si tú rehusas darte golpes por tus culpas en el pecho de otros… entonces vendrá la paz.

Si para ti, el otro es ante todo un hermano,
Si para ti la cólera es una debilidad, no una manifestación de fuerza,
Si tú prefieres ser herido antes de hacer daño a alguien,
Si tú no te sientes tan importante que “después de ti el diluvio”… entonces vendrá la paz.

Si tú alcanzas y te colocas al lado del pobre y del oprimido sin creerte un héroe,
Si tú crees que el amor es la única fuerza de disuasión,
Si tú crees que la paz es posible…
Entonces vendrá la paz.

Este es el mensaje proclamado por 4000 “Niños Cantores” del mundo, reunidos en Bruselas en su Congreso Internacional de 1992.