martes, 2 de marzo de 2010

ROSITA


Hoy lo siento, tal como lo siento, tal y como lo he sentido día tras día desde que nací, pero hoy de una manera especial, agradeciendo todo lo que soy y todo lo que me dió, su cariño infinito que nunca me faltó y su manera de vivir que fue la mejor escuela que he podido tener, probablemente me inculcó el amor a la vida y a la enseñanza, intentando ayudar al que lo necesita.


Y, como no, se marcho despacio, sin hacer ruido, sin molestar a nadie, evitando hacernos sufrir más de lo que se puede.

Gracia Mamá por haber hecho de tu vida una lección de amor por los demás y por habernos dado todo lo que nos diste.




Pulsa la pausa del aparato virtual de música que se encuentra en la sidebar para oir los vídeos.
Amor de madre, Gabineta Caligari


Su canción, la de los dos: Para Elisa, para Rosa

13 comentarios:

emejota dijo...

Cuando una madre que siembra toda esa emoción en el corazón y sabiduría en la mente de sus hijos, nunca muere, siempre está presente a través de ellos. Solo nos abandona su cuerpo para poder descansar. Un abrazo.

JJ dijo...

Muchas gracias emejota. Ciertas tus palabras. Nunca nos abandonará.

Un abrazo

Anónimo dijo...

Se lo que es perder a una madre desde muy corta edad y tu has tenido la dicha de convivir con ella durante muchos años.¡Todo mi ánimo para ti en estos momentos! Dwijprofe...

JJ dijo...

Gracias Dwijprofe, lo sé. Gracias por estar siempre ahí.

un abrazo

Anónimo dijo...

Siempre nos cuesta mucho aceptar que en esta vida, todos estamos de paso, que no nos llevaremos nada con nosotros; por lo tanto, lo mejor es ir dejando y compartiendo todo lo nuestro con los demás, nuestro amor, nuestro cariño y ternura, nuestra ayuda a los demás, etc. Lo mejor de nuestra vida es ir sembrando el camino que vamos recorriendo.
Tu Madre, (Tía Rosita, como yo siempre la he llamado), sabía mucho de eso y era una de las personas que menos le importaba compartir algo, (aunque no le sobrase), y sobre todo era una persona que se preocupaba mucho por los demás.
Todos los que tuvimos la suerte de convivir con ella estamos muy orgullosos de su persona y de todo lo que sembró.

Manuel Méndez

JJ dijo...

Gracias Manolo por tus palabras que me llegan bastante adentro. Hya experiencias y momentos vividos que se nos quedan grabados de una manera en la que el paso del tiempo no les puede hacer mella más allá de borrar pequeños detalles, pero no así con su esencia, y tus palabras me transportan a esos momentos que compartimos y siempre están ahí.

Un abrazo

Elvira dijo...

Jesús Lo siento, lo siento de todo corazón te diria tantas cosas pero todo lo que pueda decirte se me queda corto. ¡animo!

Un abrazo

JJ dijo...

No te preocupes Elvira, hay momentos en los que no son necesarias las palabras, sino los sentimeintos.

Gracias y un abrazo

QUINA dijo...

qrg,hola jesus no se que te puedo

desir en estos momentos ,pero pienso que las palabras en estos

momentos sobran ,lo que quedan son

los sentimientos y eso siempre lo

tenemos ...un abrazo .

JJ dijo...

Gracias Quina por tus palabras.

Un abrazo

Anónimo dijo...

Primo Jesus soy Felipe estoy leyendo el blog y que sepas que siempre me sentiré unido a vosotros como si os tuviera cerca porque el corazón no guarda distancias y siempre tendre a Rosa en el recuerdo mas especial.Un abrazo para ti y toda mi familia Canaria. Felipe Adan Gonzalez

JJ dijo...

Muchas gracias Felipe. Es una alegría para mí tenerte por aquí. Me ha gustado mucho tenerlos por aquí, aunque lógicamente hubiera escogido otras circunstancias.

Un fuerte abrazo para todos

DeJoTaS Radio dijo...

Cuando era enano me tomo
la mano y me la beso
mi madre me enseño
primero a caminar
solo, solito andarás
y me hacia comer
mirando un ascensor
que había en el patio interior
y a querernos los dos
mi madre me enseño.

A no llorar en el colegio
cuando ella no podía estar
a distinguir entre el aprecio
que las personas me pudieran dar.

Mi madrecita me enseño
a ver la vida como un señor
y la cara de dios
mi madre me enseño

Es amor de madre que me dio
su estilo, su clase, su voz
me decía que no
te enamores jamas
de alguien que te pueda fallar
y llevaba razón
mi madre me enseño

A resguardarme de la lluvia
con un paraguas de verdad
a soportar todas las puyas
que los malajes me quisieran dar

Cuando era enano me otorgo
su amor de madre, su corazón
mi madre me enseño
a cantar con emoción
a no tener la maldición
y la cara de dios
y la cara de dios
mi madre me enseño
a querernos los dos.


NUESTRO MAS SENTIDO PÉSAME AMIGO.