martes, 15 de mayo de 2007

* HOY VOY A ESCRIBIR SOBRE ALGO QUE QUIZÁS NO DEBAS...

Hoy voy a escribir sobre algo que quizás no debas seguir leyendo, si te parecen muy fuerte estos temas.

Me acaban de llamar para decirme que una compañera de mi mujer ha muerto de cáncer.

Estoy esperando a que llegue Doris para decírselo.

He valorado el hacerlo y enseguida lo he decidido.

Desde el principio llegué al compromiso con ella de que no le iba a ocultar nada, ni del estadio en el que se encontraba, ni de ningún detalle.

Y así lo he hecho, sólo he aguardado a veces el momento y he preparado el momento. Creo que tiene derecho a conocer su situación y siempre lo ha encarado con valentía, optimismo y muchas ganas de vivir.

Únicamente ha habido un momento infernal que duró unas cuantas horas y fue cuando tuve que decírselo.

EL resto de ocasiones han sido más llevaderas con algunos malos momentos que gracias a su entereza y postura ante la vida, no han durado más de quince minutos, haciendo excepción de 3 días en que todo pareció complicarse.

Cuando regresamos tomé el firme propósito de devolverle todo lo que pudiera de lo que me ha dado, de hacerla más feliz , de recuperar el sentido del humor para dárselo hasta el extremo de que hay personas que pudieran llegar a pensar que vivo feliz y no me importa nada.

Y es cierto que vivo feliz, pero gracias a ella y a ese propósito.

Ello no quita que haya momentos en que la situación te vuelve a la cabeza y te hace retornar a la cruda realidad, A veces pasan hasta meses y ni ella ni yo lo tenemos presente.

También me han ayudado para mantener esta postura aparte de su fuerza interior, la situación que previamente viví yo, la madurez alcanzada, los libros leídos, los apoyos de amigos y familiares.

En ese sentido hay muchas personas a las que siempre estaré agradecido.

Este es uno de esos momentos en los que las circunstancias te hacen volver a la realidad. Tengo que buscar el momento (no tengo mucho tiempo) y la forma.

Sólo espero que no le afecte al punto de perder la esperanza.

Ambos en general tenemos una postura positiva y luchadora a pesar de saber exactamente lo complicado de la situación y el estadio en que está.

Sabiendo lo difícil que es no nos resignamos a dejar de luchar, al menos mientras sea posible.

En estos días se ha muerto un conocido mío y una excompañera de lo mismo.

Mis hijos lo saben también, y el mayor todo y lo llevan bien. Son nuestra fuerza.

Ambos estamos preparados para todo, sin renunciar a nada, únicamnete nos asusta la forma, y siempre he sido más capaz de soportar mi propio sufrimiento que ver el de los demás.

Espero que Doris siga con la misma postura y haré lo que pueda para que así sea. La dejaré sufrir porque tiene derecho y la experiencia me ha dicho que para superar algo y seguir es necesario sentirlo sin ocultártelo. Sólo después se puede retomar el camino y tu propia actitud ante la vida.

Siento hablar de estas cosas, pero no siempre decidimos como va a ser nuestra vida, aunque si podemos elegir nuestra actitud ante ella. Me gustaría poder hablar de otras cosas, pero he aprendido que no marcamos la agenda, y que de todo se puede aprender. Que aunque en nuestra educación es un tema tabú, también es algo bonito. Les puedo asegurar que muchos de mis mejores momentos han sido en estas circunstancias.

Me ha permitido unirme más si cabe a ella, descubrir de nuevo a amigos, conocer nuevos, profundizar con otros, ver la importancia de la familia, centrarme más en las cosas realmente importantes, apreciar las pequeñas cosas que habitualmente no valoramos, descubrir el valor del tiempo no como algo estresante, sino como algo a lo que sacarle partido y vivirlo.

En definitiva, reforzar mi actitud ante la vida, hacerme más fuerte, más humano, tratando de mejorar como persona, intentando ser útil a los demás y todo esto no para enfrentar a la vida, sino para ir a su lado (al de la vida y al de ella) y dar felicidad en cualquier circunstancia.

Sólo espero mantenerme con la fuerza necesaria para no abandonar en esta actitud, aunque soy consciente de que la agenda no la marco yo.

Dsiculpen los fallos y los sinsentidos porque estoy escribiendo sobre la marcha. Así quiero que sea esto, ya lo comprobé al releer lo anterior.

Ya les diré como salgo de esta circunstancia y espero escribir otro día en otro tono. Aún así no he perdido mi actitud, pues lo necesitamos todos.

2 comentarios:

Tu amigo blogero dijo...

No cabe duda que es un tema fuerte e impactante y que cuesta mucho hablar cara a cara con cualquiera.Pero cuando hablas de sentimientos y emociones estás compartiendo algo muy profundo de ti mismo y requiere mucha valentía.¡Gracias por abrirnos tu mundo interior y regalarnos estas vivencias, que nos ayudan a los que nos quejamos por cualquier cosa!

Anónimo dijo...

Opulently I acquiesce in but I dream the collection should prepare more info then it has.